Mejillón gallego procedente de cultivo en bateas

Mejillón gallego

2,60 10% IVA incluido

Precio por Kilo

Vivos y depurados

397 disponibles

Categoría:

Descripción

El mejillón gallego destaca por su elevada producción en Galicia

Mejillón gallego

Musclo, mexillón, mexilón, clochina, muskullu, mocejón.

 

Mejillón gallego. Nuestra especie de molusco se denomina Mytilus galloprovincialis y prolifera en toda la costa gallega. Entre las Rías Bajas, la provincia de Pontevedra presenta un mayor cultivo, y es la Ría de Arousa la que encabeza la producción.  Seguir leyendo:

En nuestra Comunidad Autónoma está prohibido extraer y comercializar el mejillón de roca, donde es su hábitat natural; por lo que este molusco desde hace décadas se cultiva en establecimientos flotantes en el mar llamados «mejilloneras» o bateas.

Sobre su morfología externa, el mejillón está formado por una concha unida en dos mitades por medio de una articulación en forma de bisagra, llamada charnela, que tiene una serie de dientes y cavidades que se articulan entre sí. Esta bisagra, a su vez, presenta un ligamento grueso compuesto por proteínas elásticas que une las dos conchas, el externo se estira cuando las conchas se cierran y el interior se contrae, y viceversa. La parte más vieja de la concha es el umbo, en forma de punta, que se desarrolla primero y va creciendo con la concha. Sus etapas de crecimiento vienen marcadas por estrías.

Morfología y estructura externas del mejillón gallego de batea

 

 

Los mejillones se clasifican como organismos sésiles, es decir, crecen arraigados a su sustrato o superficie donde viven, y del cual no se separan. En el caso de su cultivo y producción, se agarran a las cuerdas de las bateas.

Cómo cocinar mejillones gallegos al vaporRecetas

Obtención de la semilla:

La pesca del mejillón se limita únicamente a la captura de la cría, que se inicia por los meses de diciembre a abril. Su búsqueda se centra en las rocas más batidas del litoral. Como ya indicamos, la roca es su sustrato natural o superficie a la que se adhiere, donde vive y de la cual no se separa. Una vez capturada la semilla, se traslada a las bateas para ser adherida a las cuerdas por un periodo de meses mediante unas mayas especiales, expresamente diseñadas para tal fin. Son biodegradables y su material es rayón. Las semillas permanecen el tiempo suficiente para que se «embisen», entre cuatro y seis meses.

Cultivo:

Llamado específicamente mitilicultura, consiste en el empleo de estructuras flotantes suspendidas en el mar, no muy alejadas de la costa. Con el transcurso de los años han pasado a formar como parte de un elemento característico del paisaje gallego.

La estructura de una batea consiste en una plataforma rectangular de madera de eucalipto, por debajo la sostienen unos cilindros de hierro revestidos de poliéster. Las bateas están ancladas en el fondo marino y de su estructura rectangular penden aproximadamente 500 cuerdas en vertical de unos 12 metros de longitud. Para conseguir el tamaño comercial del mejillón tiene que pasar un año y medio: seis meses para el engorde de la cría, y una vez separadas o divididas las cuerdas, por lo que tienen un grosor menor, y esto favorece el crecimiento de este preciado molusco.

Composición alimenticia:

Vitaminas B2, B9 y B12. Tienen omega 3. Aportan minerales a través de las sales minerales que contienen: selenio, yodo, potasio, zinc, fósforo y hierro.

 Ver más en Información adicional

Información adicional

Peso1 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Mejillón gallego”